martes, 8 de enero de 2013

TODO VA SOBRE RUEDAS

Ponte las gafas de...darle la vuelta a lo establecido

Sentaos, poneros cómodos. ¿Ya? Y ahora... ¿Qué pasaría si no os pudierais volver a levantar? 

Bien, una vez de regreso a vuestro asiento (los que os hayáis levantado presa del pánico de un "y si..."), relajaos e invertir los próximos diez minutos en cerrar la boca, ya que lo que estáis a punto de ver está a caballo entre el estupor, la belleza y lo inimaginable.

(Puedes poner subtítulos si lo deseas)
  • ¿Por qué creéis que lleva un vestido en lugar de traje de neopreno?
Sí, la pregunta es estúpida. ¿Pero que queréis que os preguntemos después de ver semejante prueba de superación y ganas de experiencias? Nuevamente, aquellos a los que mucha gente mira con pena al cruzarse con ellos por la calle o simplemente miran hacia otro lado intentando disimular lo indisimulable, nos ofrecen una nueva vuelta de tuerca. 

Estudios demuestran que después de tres meses del suceso, las personas a las que les ha tocado la lotería y las que han sufrido una paraplegia, valoran de la misma forma su grado de felicidad. El hecho, nuevamente, es no quedarse acomodado con la situación que nos toca vivir, sino ver las posibilidades que nos podemos ofrecer a nosotros mismos.

Nuevos cambios, nuevos retos. Provocan el miedo propio de la incertidumbre, y muchas veces lo afrontamos con charlas y cervezas con amigos (totalmente necesario y altamente recomendable!). ¿Y al día siguiente que? Al día siguiente nos apretaremos el cinturón de nuestra silla de ruedas y no dejaremos de hacer lo que deseemos, construiremos nuestros propios instrumentos y buscaremos otro camino para llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario